Roles de género ¿limitantes para mujeres y hombres?

Los roles de género, deciden que  actitudes y actividades están aceptadas por la sociedad, de acuerdo al aparato reproductor sexual con el que sea que hayas nacido.

La semana pasada hablamos de que el concepto de género es una construcción social, que varía de acuerdo al espacio tiempo en el que sea que estemos viviendo, es decir, no solo naces mujer u hombre, sino que tu sexo, automáticamente determina  las acciones, sentimientos y los movimientos de tu cuerpo a los que “tendrás derecho” a lo largo de tu vida y esto da paso a los roles de género.

Analicémoslo de este modo: los hombres suelen ser percibidos como la persona ideal para el mundo exterior esto quiere decir que él es la persona “adecuada” para el mundo del trabajo y todo lo que implique ser la figura pública ante la sociedad, además porque dentro de sus obligaciones de rol de género (o sea sus obligaciones como hombre) se agrega el hecho de ser el sostén económico de la familia, mientras que a las mujeres se les suele asignar el rol interno, en otras palabras, las que se quedan tras bambalinas o mejor dicho, atendiendo las necesidades del hogar, trabajando como ama de casa (aunque muchos piensen que las amas de casa solo se la pasan en el sofá con el dispositivo móvil en la mano viendo Facebook).

Los sentimientos también son asignados, para las mujeres lo expresivo es correcto o “normal”, si una mujer llora es dulce o se adjudica a el hecho de que su periodo menstrual posiblemente este cerca, mientras que los hombres “no lloran” y se “aguantan”, de cierta forma para los hombres parece estar “prohibido” sentir. Aunque hoy en día esto esté cambiando, sigue latente en nuestras mentes, la programación de estos roles nos ha acompañado a lo largo de nuestras vidas, por lo cual aún cuesta trabajo dejarlos de lado.

maxresdefault

Esto salta a una pregunta  ¿serán estos roles de género una limitante para hombres y mujeres?, la respuesta es que si lo son, estos roles desatan situaciones de inequidad, mientras los hombres tienen la libertad de acceder a ciertos niveles académicos, altos puestos laborales, pagos justos por sus trabajos, muchas mujeres siguen en la lucha para poder acceder a ese mundo que parece ser solo para hombres, mientras que los hombres deben tener mucho cuidado en su forma de comportarse, de no expresar mucho sus sentimientos y ser el líder fuerte de buenas ideas.

Estos roles también limitan oportunidades, por ejemplo, existen programas para viajar a Europa por un año, lo único que se debe de hacer es estar a cargo del cuidado de los niños de la familia que te acepte en su hogar, los roles de género que como sociedad hemos creado señalan que las personas “ideales” para esta actividad son mujeres, porque la crianza de los hijos depende de ellas. Entonces no importa si un chico cuenta con las mismas capacidades para cuidar de los niños, no importa si es lo suficientemente sensible para crear con ellos un lazo de fraternidad, los varones son para otras áreas laborales y no para cosas del hogar, así que viajar por el mundo de esa forma no es opción para él.

Lo contrario a ello sería, la obtención de un puesto ejecutivo, no importa si una mujer tiene el don de mando, si es líder nata, su condición de mujer la convertirá en madre algún día y eso hará que no se concentre, sus sentimientos la pueden hacer tomar decisiones equivocadas, porque “no sabe” ser objetiva, en pocas palabras, el no haber nacido hombre, no le aporta lo que hace falta para el puesto ¿nos parece lógico esto?

Si te parece lógico no te culpes tanto, como te decía anteriormente, los roles de género se construyen a lo largo de nuestra vida, primero con la familia, después la escuela, el estado, la religión y también por los medios masivos de comunicación que consumimos. Todas estas instituciones nos dictaminan lo que seremos y  lo que debemos aceptar de nuestro sexo.

Esto por supuesto, no afecta solo a hombres y mujeres en la edad adulta, niños y adolescentes también son bombardeados por la idea del rol de género, creadas para su edad, pero que comienzan a construir estos conceptos. Por ejemplo, desde que una madre está esperando a su bebé comienzan las predicciones un varoncito, “un príncipe vestido de azul” o una linda “princesa”, vestida de rosa. Los juguetes para los niños son: carros, pistolas, muñecos de acción, aquello que les muestre la fuerza de ser “hombre”, las cosas materiales a las que deberán aspirar cuando grandes. Mientras que para las niñas los bebés de juguete, la cocinita, el hornito que hace pasteles, los maquillajes de fantasía, los juguetes que decoran uñas, todos de colores pasteles, les van dirigiendo su camino, al mundo tras bambalinas, al mundo de los sentimientos y el hogar.human20rights

Pero todo esto ya existe, los estereotipos ya están fabricados y ahora es nuestro trabajo como sociedad comenzar a darles un giro a la equidad, somos seres humanos, llorar es natural en nosotros, por algo tenemos lagrimales, sentir y querer es parte de exisir. El liderazgo y la autonomía nos define como especie, no como parte del club del pene o la vagina y  si estos dos unidos crean algo tan maravilloso como es la vida, porque no unir los cerebros de los dos distintos tipos de seres humanos para hacer de este mundo un lugar mejor para vivir, en el que nuestro sexo solo nos diferencie por la forma en la que procreamos vida y hacemos pipí.

Zeñorita Champiñon

Anuncios