El concepto de género y los medios de comunicación

“Si pretendemos conseguir una sociedad más igualitaria, sin discriminación por razones de sexo, tenemos que promover utilizar un lenguaje no sexista,” Kathrin  Gothmann.

Confieso que en ocasiones yo también suelo soltar expresiones que cuando termino de decirlas me doy cuenta que he cometido un error, que he dicho palabras sexistas y peyorativas, sin embargo, he decidido trabajar en ello y comenzar a compartir lo poco que se.

El punto aquí es preguntarse ¿cómo es que llegamos a ello?, ¿es natural que hablemos y nos expresemos de esa forma?

ed68b1a32acf1d6b236e236d6c69d5b6be7fd31a

El lenguaje nos hace humanos, nos permite expresar pensamientos y sentimientos. De acuerdo a Ferdinand de Saussure (1857-1913) el lenguaje es complejo, porque en él influyen factores como: la libertad individual, las restricciones sociales, cambio y estabilidad. Por ello lo divide en dos aspectos: lengua y el habla.

La lengua es un producto social, ya que su existencia se da en la colectividad, “entre la masa de individuos que componen una comunidad”1. El habla es el acto de ejecutar la lengua (nuestra lengua materna, aprendida al escucharla de otros) y es lo que nos permite como individuos expresar nuestros pensamientos y sentimientos.

Pero, ¿a qué quiero llegar con todo esto?, que el lenguaje, se compone de dos cosas: lo que aprendemos de la comunidad a la que pertenecemos, al momento que nos transmiten la lengua, y de la forma en como decidimos expresarnos, mediante el habla, o sea, aquello que nuestra propia concepción del mundo nos empuja a decir; por lo tanto, el lenguaje es natural, mientras que el universo de palabras y expresiones que decimos son heredadas mediante la lengua, pero al final mediante el habla tomamos la decisión individual de qué decir y cómo decirlo.

Pero, ¿qué tiene todo esto que ver con el género?; que la concepción tradicional de género que hemos aprendido, se ha convencionalizado en la sociedad en la que nos desenvolvemos mediante el lenguaje, y a ello, debemos sumarle el consumo de los productos de los medios de comunicación, ya que este concepto durante muchos años se ha visto reforzado con los mensajes de sus contenidos.

El problema, es cuando a la comunidad se le trata como a una masa heterogénea y uniforme, carente de identidad, incapaz de pensar por sí misma y a la cual es fácil de programar para tener ciertos comportamientos y pensamientos. Aquella que consume productos mediáticos de manera pasiva y sin capacidad de reflexión. Lo peor, es cuando los seres humanos que conforman el mundo, aceptan y juegan el rol de masa, consumiendo sin cuestionar la información que a ellos llega.

Los medios masivos de comunicación siempre se han distinguido por ejercer un enorme poder en la opinión pública. La construcción y difusión de mensajes que los massmedia, y la ahora existente convergencia de medios en el internet realizan, influyen en la construcciones de las convenciones que se establecen en la sociedad y en este caso particular, el concepto de género y los roles que hombre y mujer deben adoptar. Son unos de los principales creadores y responsables de los mensajes en donde se reproducen los roles de género tradicionales, o bien son los responsables de construir mensajes que expresen la necesidad de la concepción de igualdad y equidad de género.

A pesar de que vivimos en el siglo XXI, es común encontrar en los programas de los medios masivos de comunicación e internet, la continua reproducción de los estereotipos de hombre y mujer, la cosificación y denigración de la mujer, y el sexismo, en casos como:

Las telenovelas, los programas de entretenimiento, noticieros, publicidad y demás productos de los medios masivos de comunicación, cosifican a la mujer, la convierten en un objeto que forma parte del entretenimiento. Los papeles que juegan por ejemplo en las telenovelas, muestran a mujeres, abnegadas, amas de casa, víctimas, en fin se refuerza el rol tradicional de la mujer. En los programas de entretenimiento y en algunos noticieros, la mujer como objeto sexual o decoración del set se repite, los hombres tienen poder sobre ellas y ellas están ahí para el placer y necesidades de los hombres. Mientras que los hombres, siempre tienen los puestos importantes, se muestran como grandes empresarios, proveedores, el gran jefe de la vida pública. Los noticiarios principales están a cargo de varones y la opinión sobre las problemáticas sociales en los programas de televisión al aire son dados por hombres.

El lenguaje utilizado, se carga de discriminación en ocasiones completamente evidente y en muchas otras de una forma sutil. Se abusa del humor, para poder denigrar y transgredir los derechos de las mujeres.

La violencia, la desigualdad, los estereotipos y demás expresiones de inequidad de género, no son solamente visuales o físicos, es importante reflexionar que si aún existen, es porque están sembrados y crecidos en nuestro imaginario colectivo, se han plantado como maleza en nuestro cerebro y siguen siendo fomentados y alimentados por la mayoría de los medios de comunicación, internet y la publicidad que en ambos circula, pero para cortar la maleza, se necesita arrancarla de raíz, y para que eso suceda, el mensaje de igualdad de género y las dos partes como un todo: la raza humana, necesita llegar a la mayor cantidad de cerebros programados con los conceptos tradicionales.

Incluso yo debo seguir trabajando en actualizar las ideas aprendidas y desechar aquellas que se suman al problema, no te asustes, es normal que en ocasiones se salgan palabras ofensivas, comportamientos bajos y  sexistas, pero eso ya está, ya existe, ahora lo importante, es que lo erradiquemos, que le demos un giro a todo, y que construyamos juntos ese camino que lleve a hombres y mujeres a poder tomar y comer la manzana sin miedo, en donde la igualdad de oportunidades, el respeto, la solidaridad, el pensamiento crítico y el amor, rijan nuestros comportamientos, y no una diferencia tan simple y fisiológica como el sexo con el que hemos sido asignados.

Zeñorita Champiñon

 

Los derechos humanos no conciben la diferencia de género

Hablar de igualdad y equidad de género, es hablar directamente de derechos humanos. Los dos, tanto mujer como hombre, fueron el espermatozoide que ganó la carrera y llegó a la meta del óvulo, ese fantástico lugar en donde se da el milagro de la vida. Los dos individuos lejos del aparato reproductor con el que hayan sido asignados en el momento de la gestación, pertenecen a la raza humana, son seres humanos con sueños, metas, aspiraciones, inquietudes, amor.

equidad-de-genero

De acuerdo a la Organización de la Naciones Unidas (ONU):

Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Todos tenemos los mismos derechos humanos, sin discriminación alguna. Estos derechos son interrelacionados, interdependientes e indivisibles.

La definición es perfecta, ideal, pero no es suficiente; está plasmada en una página web, en un libro, en una revista, pero no basta si los derechos humanos de cualquier persona en el mundo son transgredidos.

En este caso particular, muchas mujeres en el mundo son tratadas como un objeto transferible, canjeable, como una herramienta que existe para satisfacer las necesidades de terceros, una mercancía; dejando de lado que en algún momento fueron el bebé de alguien, que son seres humanos con deseos, sueños, aspiraciones, libertad, derechos, amor.

belly-painting-409794_960_720

En 1979 se aprobó la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW por sus siglas en inglés), los países escriben y decretan leyes en defensa de las mujeres, pero lo importante es no generar más ideas de escritorio, lo importante es que se vea en la práctica.

Tan sólo en México, 68% de las mujeres han enfrentado al menos un episodio de violencia o abuso. Chihuahua registra 80% y el Estado de México 78%. En Jalisco desde el año 2013, existe un registro de 424 mujeres asesinadas. Las Alertas de Violencia contra las Mujeres, (un mecanismo en México de protección de los derechos humanos de las mujeres), ha sido solicitado en Baja California, Michoacán, Colima, Guanajuato, Morelos, Estado de México, Sonora, Querétaro, Veracruz, San Luis Potosí, Quintana Roo y Jalisco.

Pero las alertas, leyes, tratados, protocolos y demás, suenan a promesas sin cumplir, porque los golpes se siguen sintiendo, la inseguridad se sigue viviendo, andar sin compañía no es opción, la impunidad y la libertad de atentar contra los derechos de las mujeres tan sólo en México siguen ocurriendo y las pruebas son contundentes y parecen aplaudibles.

Las mujeres necesitan la protección, el respeto, el amor y el apoyo, de aquellos seres humanos con los que comparten el planeta tierra, aquellos seres a los que por años, los han engañado hablándoles de sexo débil y sexo fuerte, de fuerza y sometimiento, de poder, el llamado es a aquellos hombres y aquellas mujeres que tienen grabado hasta la médula que las mujeres existen para el servicio, placer y pertenencia de otros.

41593_n_03-04-11-0-38-30

La lucha no es sólo de ellas, sino de todos los humanos que comparten y disfrutan los mismos derechos que todas las mujeres del mundo deben disfrutar, el derecho a decidir sobre sí mismas, su cuerpo, su futuro, su camino, su vida, el derecho a la libertad, a un empleo, un salario justo e igualitario a los hombres, el derecho de ser tratadas dignamente, sin torturas, acoso, violencia, el derecho a decidir con quién y cuándo formar una familia, en fin el derecho a la vida.

Es indispensable hacer énfasis que MUJERES incluye todas las edades, tonos de piel, altura, peso, talla, no importa nada, no hay diferencias de nada. La belleza del mundo radica en la magia de la diversidad.

Zeñorita Champiñon

Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres, Rosa Luxemburgo

5 razones para hablar con los niños de equidad de género

“Todas las personas mayores han sido niños antes (pero muy pocos lo recuerdan),” El principito, 1943. Y tú, ¿te acuerdas cuando eras niño?, ¿qué recuerdas que te decían en casa sobre ser niño o niña, hombre o mujer?, es que ¿de vez en cuando saludas al niño que fuiste?548139062_1280x720

Posiblemente cuando pequeño, lo ideal era tener a mamá en casa esperando con un delicioso plato de sopa después de la escuela y esperar a que papá llegara del trabajo por la noche a casa para darle un beso y después ir a la cama. Este tipo de situaciones, fueron creando esta separación de los géneros y su orientación hacia ciertas áreas de la vida cotidiana y sin caer en cuenta, esas actividades tan comunes, implicaban estar expuesto al concepto de género y a los roles que estos se supone deben adoptar.

Los tiempos han cambiado, ahora es común saber que papá también hace de comer (e igual de delicioso que mamá) y que mamá puede pasar mucho tiempo en el trabajo (tantas horas como papá en la oficina), pero sin embargo, aún vivimos llenos de prejuicios e ideas antiquísimas que son un tanto difíciles de erradicar por la costumbre que tenemos de vivir con ellas, y es ahí en donde debemos trabajar juntos para comenzar un proceso de transformación que nos lleve a crear nuevos conceptos de género, en donde los géneros no estén separados, en donde exista la equidad y la igualdad de oportunidades en donde niños, niñas y adolescentes tengan la certeza de que sin importar su sexo, su integridad y su libertad están aseguradas.

Y así como nosotros adultos algún día fuimos niños, nuestros niños algún día serán adultos y por ello es necesario hablar con ellos de estos temas.

A continuación, te comparto las 5 razones para hablar con los niños de equidad de género que para mí resultan importantes, y si tú tienes algunos otros que agregar, no olvides dejar tu comentario, porque lo importante es que juntos construyamos una nueva forma de convivir en esta bella vida.

  1. Ellos nacen sin prejuicios: El concepto de género y los roles de género, se heredan, esto quiere decir que dependen en una primera instancia de la definición que se les da en casa. Pero al nacer, los niños ni siquiera son conscientes de si es un pene o una vagina con lo que nacieron, conforme van creciendo lo van aprendiendo y con ello aprenden lo que ese sexo les permite: ser, decir, sentir, pensar y hacer; no es algo con lo que ellos nazcan y se desarrolle en sus primeros años de vida, es algo aprendido. Por ello resulta necesario hablar con ellos desde temprana edad que efectivamente hombres y mujeres cuentan con una diferencia fisiológica evidente, pero que eso no determina lo que podrán: ser, decir, sentir, pensar y hacer, que las oportunidades son las mismas para los dos sexos y que la solidaridad entre uno y otro generara mayores oportunidades para las futuras generaciones.

  2. Son como esponjas: Una forma natural de aprender para los niños, es copiar todo lo que escuchan y ven, así que ese resulta el momento ideal para mostrarles que el respeto entre hombres y mujeres es fundamental para una vida en tranquilidad, que la equidad se logra otorgando las mismas oportunidades a todos los niños y niñas de su entorno. Es el tiempo de enseñarles que sus sentimientos son parte de su vida, que el hogar es de todos y por lo tanto todos tienen responsabilidades dentro de él y que el amor y el respeto son parte esencial para una vida en armonía.

  3. Deben estar abiertos a la diversidad: Hablar de equidad de género, implica que tanto niños como niñas aprendan a convivir entre la diversidad que identifica al mundo. Esto los ayudará a entender que no todos somos iguales, pero que todos formamos parte del todo, que el planeta tierra es casa de todos y que por ello es necesario convivir de manera armoniosa y pacífica.

  4. Ayúdales a que no les hagan creer lo contrario: El granito de arena lo pones tú, pero los niños y las niñas deben saber defender su forma de ver la vida y su propia concepción del mundo cuando papá y mamá no estén ahí, al final desafortunadamente no es posible estar con ellos todo el tiempo.

  5. Hombres y mujeres, somos seres humanos: Si ellos entienden que la diferencia fisiológica entre hombres y mujeres no define el intelecto, las actividades de la vida profesional a las que se pueden aspirar, y que ambos son parte del mismo equipo (la raza humana), es ayudarles a construir el futuro en el que les tocará vivir.

Es cierto que no existe un “manual del niño” que diga “super lo estás haciendo bien como madre o padre”, también es cierto que es una tarea complicada, porque es una responsabilidad enorme tener en las manos el mejor ejemplo de pureza y amor, y saber que mucho de lo que tu hagas o dejes de hacer con ese pedacito de vida en tus manos será lo que forje sus ideas y su forma de su vida.porodica

Así que hablar y conversar con el niño que fuimos algún día y preguntarle ¿a ti que te hubiera gustado que te dijeran de la equidad de género? puede resultar de mucha ayuda, cómo escribió Antoine de Saint-Exupéry (autor de El Principito),”todas las personas adultas alguna vez fueron niños”.

Zeñorita Champiñon

Roles de género ¿limitantes para mujeres y hombres?

Los roles de género, deciden que  actitudes y actividades están aceptadas por la sociedad, de acuerdo al aparato reproductor sexual con el que sea que hayas nacido.

La semana pasada hablamos de que el concepto de género es una construcción social, que varía de acuerdo al espacio tiempo en el que sea que estemos viviendo, es decir, no solo naces mujer u hombre, sino que tu sexo, automáticamente determina  las acciones, sentimientos y los movimientos de tu cuerpo a los que “tendrás derecho” a lo largo de tu vida y esto da paso a los roles de género.

Analicémoslo de este modo: los hombres suelen ser percibidos como la persona ideal para el mundo exterior esto quiere decir que él es la persona “adecuada” para el mundo del trabajo y todo lo que implique ser la figura pública ante la sociedad, además porque dentro de sus obligaciones de rol de género (o sea sus obligaciones como hombre) se agrega el hecho de ser el sostén económico de la familia, mientras que a las mujeres se les suele asignar el rol interno, en otras palabras, las que se quedan tras bambalinas o mejor dicho, atendiendo las necesidades del hogar, trabajando como ama de casa (aunque muchos piensen que las amas de casa solo se la pasan en el sofá con el dispositivo móvil en la mano viendo Facebook).

Los sentimientos también son asignados, para las mujeres lo expresivo es correcto o “normal”, si una mujer llora es dulce o se adjudica a el hecho de que su periodo menstrual posiblemente este cerca, mientras que los hombres “no lloran” y se “aguantan”, de cierta forma para los hombres parece estar “prohibido” sentir. Aunque hoy en día esto esté cambiando, sigue latente en nuestras mentes, la programación de estos roles nos ha acompañado a lo largo de nuestras vidas, por lo cual aún cuesta trabajo dejarlos de lado.

maxresdefault

Esto salta a una pregunta  ¿serán estos roles de género una limitante para hombres y mujeres?, la respuesta es que si lo son, estos roles desatan situaciones de inequidad, mientras los hombres tienen la libertad de acceder a ciertos niveles académicos, altos puestos laborales, pagos justos por sus trabajos, muchas mujeres siguen en la lucha para poder acceder a ese mundo que parece ser solo para hombres, mientras que los hombres deben tener mucho cuidado en su forma de comportarse, de no expresar mucho sus sentimientos y ser el líder fuerte de buenas ideas.

Estos roles también limitan oportunidades, por ejemplo, existen programas para viajar a Europa por un año, lo único que se debe de hacer es estar a cargo del cuidado de los niños de la familia que te acepte en su hogar, los roles de género que como sociedad hemos creado señalan que las personas “ideales” para esta actividad son mujeres, porque la crianza de los hijos depende de ellas. Entonces no importa si un chico cuenta con las mismas capacidades para cuidar de los niños, no importa si es lo suficientemente sensible para crear con ellos un lazo de fraternidad, los varones son para otras áreas laborales y no para cosas del hogar, así que viajar por el mundo de esa forma no es opción para él.

Lo contrario a ello sería, la obtención de un puesto ejecutivo, no importa si una mujer tiene el don de mando, si es líder nata, su condición de mujer la convertirá en madre algún día y eso hará que no se concentre, sus sentimientos la pueden hacer tomar decisiones equivocadas, porque “no sabe” ser objetiva, en pocas palabras, el no haber nacido hombre, no le aporta lo que hace falta para el puesto ¿nos parece lógico esto?

Si te parece lógico no te culpes tanto, como te decía anteriormente, los roles de género se construyen a lo largo de nuestra vida, primero con la familia, después la escuela, el estado, la religión y también por los medios masivos de comunicación que consumimos. Todas estas instituciones nos dictaminan lo que seremos y  lo que debemos aceptar de nuestro sexo.

Esto por supuesto, no afecta solo a hombres y mujeres en la edad adulta, niños y adolescentes también son bombardeados por la idea del rol de género, creadas para su edad, pero que comienzan a construir estos conceptos. Por ejemplo, desde que una madre está esperando a su bebé comienzan las predicciones un varoncito, “un príncipe vestido de azul” o una linda “princesa”, vestida de rosa. Los juguetes para los niños son: carros, pistolas, muñecos de acción, aquello que les muestre la fuerza de ser “hombre”, las cosas materiales a las que deberán aspirar cuando grandes. Mientras que para las niñas los bebés de juguete, la cocinita, el hornito que hace pasteles, los maquillajes de fantasía, los juguetes que decoran uñas, todos de colores pasteles, les van dirigiendo su camino, al mundo tras bambalinas, al mundo de los sentimientos y el hogar.human20rights

Pero todo esto ya existe, los estereotipos ya están fabricados y ahora es nuestro trabajo como sociedad comenzar a darles un giro a la equidad, somos seres humanos, llorar es natural en nosotros, por algo tenemos lagrimales, sentir y querer es parte de exisir. El liderazgo y la autonomía nos define como especie, no como parte del club del pene o la vagina y  si estos dos unidos crean algo tan maravilloso como es la vida, porque no unir los cerebros de los dos distintos tipos de seres humanos para hacer de este mundo un lugar mejor para vivir, en el que nuestro sexo solo nos diferencie por la forma en la que procreamos vida y hacemos pipí.

Zeñorita Champiñon

De qué va el concepto de género

Te has preguntado ¿de dónde salió ese concepto de género que hoy en día señala que es lo que como mujer u hombre tienes permitido hacer o sentir? Pues bien en esta ocasión te comparto que la perspectiva de género es una construcción cultural y que esta misma situación es la que nos orilla a aceptar nuestra condición de mujer o varón ante la sociedad.

Si retomamos la palabra género desde el ámbito científico, esta palabra permite que hombres y mujeres se identifiquen como pertenecientes al género o agrupación de los seres humanos, por las hombres-y-mujeres-prefieren-color-distinto-cochecaracterísticas biológicas que comparten. Naturalmente la diferencia de los aparatos reproductores y su unión es lo que permite que el género humano prevalezca, sin embargo no marca ninguna diferencia de supremacía del uno sobre el otro. En un mundo ideal el sexo femenino o masculino solo sería una diferencia meramente biológica, pero somos seres humanos y como nada es fácil al tratarse de nosotros (y además nos gusta complicarnos la vida), el problema de nacer con pene o vagina se complica en los terrenos de las ciencias sociales. Y entonces la palabra “género”, como si de una oruga se tratase, se transforma para convertirse en “concepto”.

El cuadernillo de “Comunicación, desarrollo y derechos humanos” del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), explica que el concepto de género al surgir de la sociedad no cuenta con una definición global, sino que está sujeto a la interpretación del lugar del mundo en el que sea que nos encontremos y en lojos-de-bebc3a9a época en la que estemos viviendo.

Dicho de otro modo las actitudes, la disciplina de los cuerpos y las emociones, son determinadas en base al aparato reproductor con el que se nace, que a su vez también define que trabajos se pueden realizar, de acuerdo al espacio tiempo en que toca nacer.

Así que para poder llorar deberás haber nacido mujer, porque “los hombres no lloran” y para poder llevar una cerveza en la mano mientras caminas por la calle, deberás ser un gran varon, porque eso no es cosa de chicas.

Pero el concepto de género no solo definirá las emociones y los trabajos que podrás desempeñar a lo largo de tu vida, sino que también crea situaciones como: desigualdad, inequidad, violencia y muerte, que van dirigidas en su mayoría hacia un solo lado del “género humano”: el género femenino.

El concepto de género, es fomentado en nuestro día a día por muchos factores como los medios masivos de comunicación, los productos sexualmente divididos en el supermercado, en las áreas laborales en las que nos desarrollamos y una infinidad de ejemplos que parecen haber separado al mundo en rosa y azul, e
n débil y fuerte.La naturaleza no nos ha hecho del todo iguales, pero el motivo no va para que uno se convierta en el superior del otro, sino para que u237igualdad_de_generonidos nos complementemos, y por unión no me refiero a el “si acepto” del matrimonio, sino a la unión de seres humanos que están aquí para celebrar y disfrutar la vida.

Es una labor de todos erradicar la supremacia del hombre sobre la mujer, es un trabajo del género humano, encontrar la igualdad y la equidad.

“No existen problemas de las mujeres, sino problemas de la sociedad atravesados por las mujeres”, Haydee Birgin.

Firma: Zeñorita Champiñon