5 razones para hablar con los niños de equidad de género

“Todas las personas mayores han sido niños antes (pero muy pocos lo recuerdan),” El principito, 1943. Y tú, ¿te acuerdas cuando eras niño?, ¿qué recuerdas que te decían en casa sobre ser niño o niña, hombre o mujer?, es que ¿de vez en cuando saludas al niño que fuiste?548139062_1280x720

Posiblemente cuando pequeño, lo ideal era tener a mamá en casa esperando con un delicioso plato de sopa después de la escuela y esperar a que papá llegara del trabajo por la noche a casa para darle un beso y después ir a la cama. Este tipo de situaciones, fueron creando esta separación de los géneros y su orientación hacia ciertas áreas de la vida cotidiana y sin caer en cuenta, esas actividades tan comunes, implicaban estar expuesto al concepto de género y a los roles que estos se supone deben adoptar.

Los tiempos han cambiado, ahora es común saber que papá también hace de comer (e igual de delicioso que mamá) y que mamá puede pasar mucho tiempo en el trabajo (tantas horas como papá en la oficina), pero sin embargo, aún vivimos llenos de prejuicios e ideas antiquísimas que son un tanto difíciles de erradicar por la costumbre que tenemos de vivir con ellas, y es ahí en donde debemos trabajar juntos para comenzar un proceso de transformación que nos lleve a crear nuevos conceptos de género, en donde los géneros no estén separados, en donde exista la equidad y la igualdad de oportunidades en donde niños, niñas y adolescentes tengan la certeza de que sin importar su sexo, su integridad y su libertad están aseguradas.

Y así como nosotros adultos algún día fuimos niños, nuestros niños algún día serán adultos y por ello es necesario hablar con ellos de estos temas.

A continuación, te comparto las 5 razones para hablar con los niños de equidad de género que para mí resultan importantes, y si tú tienes algunos otros que agregar, no olvides dejar tu comentario, porque lo importante es que juntos construyamos una nueva forma de convivir en esta bella vida.

  1. Ellos nacen sin prejuicios: El concepto de género y los roles de género, se heredan, esto quiere decir que dependen en una primera instancia de la definición que se les da en casa. Pero al nacer, los niños ni siquiera son conscientes de si es un pene o una vagina con lo que nacieron, conforme van creciendo lo van aprendiendo y con ello aprenden lo que ese sexo les permite: ser, decir, sentir, pensar y hacer; no es algo con lo que ellos nazcan y se desarrolle en sus primeros años de vida, es algo aprendido. Por ello resulta necesario hablar con ellos desde temprana edad que efectivamente hombres y mujeres cuentan con una diferencia fisiológica evidente, pero que eso no determina lo que podrán: ser, decir, sentir, pensar y hacer, que las oportunidades son las mismas para los dos sexos y que la solidaridad entre uno y otro generara mayores oportunidades para las futuras generaciones.

  2. Son como esponjas: Una forma natural de aprender para los niños, es copiar todo lo que escuchan y ven, así que ese resulta el momento ideal para mostrarles que el respeto entre hombres y mujeres es fundamental para una vida en tranquilidad, que la equidad se logra otorgando las mismas oportunidades a todos los niños y niñas de su entorno. Es el tiempo de enseñarles que sus sentimientos son parte de su vida, que el hogar es de todos y por lo tanto todos tienen responsabilidades dentro de él y que el amor y el respeto son parte esencial para una vida en armonía.

  3. Deben estar abiertos a la diversidad: Hablar de equidad de género, implica que tanto niños como niñas aprendan a convivir entre la diversidad que identifica al mundo. Esto los ayudará a entender que no todos somos iguales, pero que todos formamos parte del todo, que el planeta tierra es casa de todos y que por ello es necesario convivir de manera armoniosa y pacífica.

  4. Ayúdales a que no les hagan creer lo contrario: El granito de arena lo pones tú, pero los niños y las niñas deben saber defender su forma de ver la vida y su propia concepción del mundo cuando papá y mamá no estén ahí, al final desafortunadamente no es posible estar con ellos todo el tiempo.

  5. Hombres y mujeres, somos seres humanos: Si ellos entienden que la diferencia fisiológica entre hombres y mujeres no define el intelecto, las actividades de la vida profesional a las que se pueden aspirar, y que ambos son parte del mismo equipo (la raza humana), es ayudarles a construir el futuro en el que les tocará vivir.

Es cierto que no existe un “manual del niño” que diga “super lo estás haciendo bien como madre o padre”, también es cierto que es una tarea complicada, porque es una responsabilidad enorme tener en las manos el mejor ejemplo de pureza y amor, y saber que mucho de lo que tu hagas o dejes de hacer con ese pedacito de vida en tus manos será lo que forje sus ideas y su forma de su vida.porodica

Así que hablar y conversar con el niño que fuimos algún día y preguntarle ¿a ti que te hubiera gustado que te dijeran de la equidad de género? puede resultar de mucha ayuda, cómo escribió Antoine de Saint-Exupéry (autor de El Principito),”todas las personas adultas alguna vez fueron niños”.

Zeñorita Champiñon

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s